Crédito de riesgo y los distintos aspectos para su análisis
24 abril, 2018
Capacidad endeudamiento
¿Cómo calcular tu capacidad de endeudamiento?
4 mayo, 2018

Deudas bancarias y cómo cancelarlas

Deudas bancarias, el quebradero de cabeza de la sociedad de hoy día. Si el banco acepta concederte un crédito para comprar una vivienda, un local o simplemente un capricho por un momento eres la persona más afortunada del mundo. Sin embargo, el problema llega después cuando hacer frente al pago pedido es difícil de realizar. Con suerte sólo deberás devolver el dinero con intereses.

El secreto de las financieras está en las ofertas de los préstamos que presentan a sus clientes, ya que tienen que conseguir un número de cuotas mensuales para cubrir sus deudas, de ahí el hecho de recuperar el capital con beneficios. Lo que no es sencillo es adquirir el anticipo si no cuentas con una estabilidad económica.

El siguiente problema con el que te puedes ver una vez logrado el préstamo en el caso de haber montado un negocio. No todos terminan triunfando y es entonces cuando sólo aumentan las pérdidas, aunque decidas cerrar directamente, la deuda no desaparece y debes afrontarla

esta vez con menos capital, por ello es recomendable tener un margen para imprevistos y cubrir aunque sea los gastos de unos meses.

CANCELACIÓN DE LA DEUDA

Si has pedido un préstamo en alguna ocasión y durante el tiempo que lo está pagando recibe una cantidad por la que ya no necesitas ese anticipo, ¿se podría cancelar su totalidad o parte del pago? Existen diferentes maneras de cancelar una deuda.

  • Cancelación anticipada: Es la manera más habitual de cancelar un pago. Si cuenta con el dinero suficiente para pagar y saldar su deuda bancaria no deberías tener ningún tipo de problema. Eso sí, esto los bancos lo saben y normalmente la comisión es mayor si hace una cancelación anticipada.

  • Amortización parcial de la deuda:
    Es otra posibilidad, en este caso de reducir el tiempo de terminar el pago. Al igual que al hacerlo anticipadamente, la entidad financiera podría aumentar el valor del interés.
  • Subrogación de la deuda: Quizás este método es el menos valorado. Aquí entraría un tercero que se encargaría de cubrir el desembolso, asumiendo éste toda la responsabilidad. Para que esto se pueda ejecutar se necesitan varios factores, que el prestamista acepte al nuevo deudor y que el deudor tenga la facultad para afrontarlo.

Alternativas para pagar la deuda

  • Ayuda familiar: Si tienes la posibilidad de pedir un préstamo a algún familiar o amigo antes de hacerlo al banco, seguramente a la larga salga más barato. Pero que no se te olvide devolver el dinero, entonces el problema si sería mayor.
  • Prorrogar el crédito: Si estás apurado y no crees que llegas al siguiente pago es preferible dejar constancia al banco antes de que tomen medidas más serias. Llegar a un acuerdo con la entidad y pedir algo más de tiempo para afrontar la deuda.
  • Ampliar el crédito: Si es el banco de confianza, donde conocen tus números, historial bancario y demás información sobre tu economía, se puede hablar directamente con ellos e intentar otra forma de pago. La opción de ingresar menor cantidad en un número mayor de plazos.
  • Reunificar la deuda: Es un poco más complicado llegar a este acuerdo con la entidad financiera en el momento que vivimos
  • Cancelar Deudaactualmente. Pero se trata, como la anterior, pagar menos cantidad mensualmente en más tiempo, la única diferencia es que se abonaría más en el total, pero se estaría menos ahogados a la hora de llegar a final de mes.
  • Apretarse el cinturón: Esta quizás es la que más cuesta y la más personal, pero es todo un clásico. Cada deuda es un mundo al igual que la economía de cada persona. Sin embargo, siempre o casi siempre hay algo de lo que poder deshacerse de la vida cotidiana, un vicio, caprichos o cualquier cosa que podamos disminuir la cantidad simplemente para ahorrar un poco y aprovechar ese sobrante para ir reduciendo el desmbolso.

Las deudas bancarias como hemos podido comprobar tienen solución para afrontarlas, sólo hay que encontrar la manera más cómoda para que no afecte a nuestro día a día y la forma de pago que mejor nos convenga y así evitar cualquier tipo de problemas con las entidades bancarias.